Abril, volvamos a ser niños

Mirar desde el y si sí... En abril, volvamos a ser niños. ¿Cómo quiere jugar tu niño interior? Ese otro tú que no creció. Tu niño o niña que de pronto te grita: pero si íbamos a ser astronautas, presidentas, futbolistas. ¿Cómo eres hoy astronauta, presidenta, futbolista? Sí, lo eres, solo encuentra la razón por la que querías serlo y seguro puedes encontrar como renovar ese sueño.


Yo quería ser química para que las medicinas supieran bien. La ciencia no fue lo mío, pero cada que puedo divulgo ciencia. Me gusta hacer sentir bien a las personas, divertirme, platicar, escuchar, tal vez así no solo las medicinas sepan mejor, tal vez no te enfermes.


Quise ser escritora y en esas ando, difundo más de lo que escribo pero las letras son mi mundo favorito.


Mi niña sigue creciendo y de pronto me grita: me diviertes mucho, síguele. Otras me escucha ser adulta: desesperarme por no encontrar la salida, por sentirme inútil, por no producir, por no cuadrar los números y las expectativas. Calmada me dice: quién te dijo que debías hacer y ser todo eso. Solo queríamos escribir, hasta te peleaste con un profe en la universidad cuando le contestaste que no medirías tu éxito con auto del año, ni con ropa, que para ti lo mejor sería contabilizar los libros leídos, las tardes con amigos, la vida tranquila. Tu profe se rió y dijo que nunca serías como él. Obvio reímos internamente y pensamos: a Diosita gracias.


Aventar CVs a la cara de los alumnos presumiendo que trabajó en una revista importante en CDMX hoy podría ser causa de despido, antes era el profe cool (según él). Acto seguido me recuerda que nos pongamos a jugar: que pasaría si inventáramos esto, aquello, si habláramos con fulanito, sutanita. Si nos olvidamos, como cada año, de lo que dicen otros.


En abril, dibujemos, bailemos, seamos astronautas o presidentas.

Yo, yo voy a ser escritora.



1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Chocolate