Del Dreamteam al Team with dreams

Desde pequeña me encanta dirigir, organizar, administrar, disponer. Hay quienes me hacen caso, hay quienes no. Mandona, Bossy, Jesucita Y2K (por mi abuela que en paz descanse). Sin importar el apodo yo declaro: Hay que hacer esto, hay que hacer aquello, ¿Qué pasaría sí? mi frase favorita que hace tres años descubrí que es la base del método creativo Disney y yo lo usaba sin saberlo. Para que vean, luego sabemos cosas, esas que nuestro niño interior, nuestro yo sin ataduras o represiones conoce, otros le dicen, lo que sabe tu alma. Escucharnos más.


Entre mis afirmaciones y sugerencias hay quienes se acercan y entoces sucede la segunda etapa, dónde pregunto ¿Qué piensan? ¿Qué sugieren? Se modifica, se crece, se rediseña el plan. Finalmente y aquí es donde algunos se van y otros permanecen, llega la etapa de implementar, actuar, hacer. Acción, gritaría el director de cine.


En ese hacer he compartido experiencias con gente valiosísima, suele llamarles el dreamteam, porque es una comunidad que sueña, crea y se transforma. Es un equipo. Es maravilloso ser parte de uno, sea como la que empezó el llamado o como quien atendió el llamado de otro. He estado en ambas situaciones, por algo, sigo diciéndole al mundo: OIGANNNNNN.... porque he sido inspirada por mujeres y hombres y fui parte de sus sueños, sus procesos, sus resultados y porque también he inspirado, confían en mí y me acompañan en esto de crear y crecer.


La pandemia me ha ayudado a volver a mí, a revisar mis procesos: alimentación, estudio, ejercicio, administración de tiempo, dinero, recursos, mi manera de ser madre, escritora.


Ser parte de un dreamteam es increíble, pero moverte al team with dreams es un nivel superior. Juego con estas palabras para decir, a veces, en el dreamteam sólo hay una causa, un objetivo y todos trabajan por ellos. Suele haber una voz y quienes confían y respaldan esa voz. Se escuchan las opiniones, se dialoga, pero el objetivo es uno, el discurso es uno. Funciona por un tiempo, pero somos personas y en un mundo cada vez más fragmentado y diverso en interesés llegas a la pregunta ¿Es este mi sueño, mi destino, mi horizonte? ¿Dónde quedo yo en este equipo? El clásico ¿Estoy trabajando por el sueño de alguien más o por el mío?


El Team with dreams, sería entonces, una forma de equipo o colaboración entre personas con distintos sueños que encuentran un punto en común o algo en el otro que les hace falta, alguien de quien aprender. Entonces cada quien plantea sus objetivos, se entretejen las competencias y habilidades de cada uno para alcanzar lo que cada quien busca. Si además definen un objetivo en común, eso es ganancia. Ejemplos de esto es lo que estoy viviendo con Escritoras Mexicanas.


Muchas mujeres escuchamos el llamado de Cristina Liceaga, otras tantos nos acercamos y fuimos inspiradas, quince dijimos: acepto. Sí, como en un matrimonio colectivo. Nos fijamos un objetivo común: Crear la Primera Feria Nacional de Escritoras Mexicanas. Lo hicimos. Conforme nos hemos ido conociendo, vamos descubriendo las competencias y habilidades que cada una tiene y los objetivos que de forma particular buscamos. Es ahí donde me puse a pensar en el Team with Dreams. Somos un equipo con un objetivo: FENALEM, pero también somos mujeres con objetivos propios y estamos tejiendo una red de apoyo para que nuestro saber, sentir y hacer sea puesto al servicio de la compañera. Somos un equipos con muchos sueños, compartimos uno, todos los demás los escuchamos y si podemos apoyarnos lo hacemos. Cada una vive su proceso, cada una pide ayuda cuando lo necesita, cada una aprende de la otra y sí también hay tiempo para relajarnos y bromear. Es una colaboración más que al servicio de una idea, al servicio de las personas que conforman la comunidad. Unidad en la diversidad, diversidad en la unidad, esa gran frase que cambió mi vida y leí en algún libro de diseño mientras investigaba para una tarea en mi restirador porque estaba en el área de Físico-matemático. Ningún saber está separado y una verdadera colaboración lo comprende y se fortalece con esa diversidad. La complejidad empieza ahí.


Así que sea Dreamteam o Team with dreams, colaboren, aprendan del otro, siempre revisemos nuestros procesos y sigamos soñando. Hay momentos para trabajar por un ideal, por un objetivo, obedecer a una voz, es gratificante. También lo es el escuchar muchos sueños, muchos objetivos y ponerse a colaborar con todos, con el propio y con el que se construye en común. Ambas formas de trabajo requieren escucha, paciencia, amor, trabajo y confianza.


El Team with Dreams que es FENALEM les está preparando unas sorpresas geniales. Estén atentos a la página de Escritoras Mexicanas. También verán colaboraciones de Bitácora52 con algunas otras marcas. No, no son competencia, son aliadas. No, mi público no se va a confundir, porque también son viajeros y les gusta ir descubriendo. Además no soy el centro del universo, necesito de otros, me gusta aprender y crecer en comunidad, así que aunque repruebe los seminarios de marca personal porque no tengo un sólo producto, ni un sólo objetivo, pues por algo me llamo Bitácora, porque creo en el registro, la investigación, la sorpresa, en lo complejo y bello de la vida como para reducirla y porque creo que la gente es más inteligente de lo que las etiquetas del markenting enseñan.


Gracias por permitirme ser equipo de tantos otros sueños y gracias por apoyarme con el mío. Bienvenida estapa Team with Dreams.



39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Chocolate