Más allá de la luna o de las pérdidas.

Cuando una madre muere sientes que la vida se acaba. Tu origen no te abraza más, no te cuenta cuentos por la noche o te da consejos sobre cómo sobrevivir en la vida. Muchas personas vivimos esta experiencia, no es sencillo avanzar y no parece natural que una madre deje el plano terrenal antes que una hija, pero es parte de la vida. Los días avanzan, la rebeldía llega, el miedo, la angustia, la tristeza infinita. ¿Cómo se explica el proceso a los demás, a quienes lo vivimos?


Más allá de la luna (Over the moon) es una película animada dirigida por Glen Keane y actualmente disponible en Netflix. Trata sobre cómo la niña Fei Fei después de morir su madre quiere viajar a la Luna para encontrar a la diosa Chang'e y traer una prueba al mundo de que el amor eterno existe porque esa diosa espera en la luna eternamente a que su amado vuelva. ¿Será esto posible? ¿El amor eterno significa una espera en soledad? ¿Vivir padeciendo ansiedad porque alguien falta? ¿Encerrarse para siempre porque no se puede volver atrás?


¿Habrá alguna manera de amar eternamente a quien fallece y vivir al mismo tiempo? ¿El amor puede transformarse, transformarnos?


La película irá argumentando que en compañía es mejor transitar cualquier proceso y aunque parezca o gritemos al mundo que estamos bien solos, nuestro inconsciente sigue aprendiendo de los demás. Paciencia, escucha, tenacidad, compasión, empatía, son los ingredientes que la película tejera para cobijar la historia de Fei Fei y enviar un cálido abrazo a los televidentes que lloramos y moqueamos durante la proyección.


Es una opción para abrir el tema de la muerte, la pérdida, el duelo con los hijos de 6 años en adelante. Recuerden que cada persona tiene un ritmo de desarrollo distinto así que cada padre, madre o tutor deberá decidir si es apropiada o no para sus peques y familia.


Fílmicamente, la historia está bien narrada, la animación es muy atractiva, no le pide nada a Disney. Tiene buen ritmo y personajes entrañables. Además nos muestra a una heroína fuerte porque es capaz de reconocer sus emociones, de transformarlos, crecer y acompañar a otros en ese proceso. Es decir, es una heroína emocionalmente fuerte, inteligente, audaz y muy cariñosa. Si tuviera una hija, sería la clase de heroína que me gustaría conociera, no es sólo valiente externamente sino interiormente. Podría ser prima de Moana, otra historia valiosa para abordar temas de independencia, liderazgo y respeto por la historia de nuestros ancestros.


Más allá de la luna nos enseñará que el amor y el duelo forman parte de la vida,



49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Chocolate