Rehacer mi vida

"Nunca pude rehacer mi vida" sentenció un amigo. Una profunda tristeza me embargó. Me quedé pensando en las veces que usamos esa frase hecha, en que yo la he usado.

Rehacer mi vida.


¿Se puede rehacer una vida? ¿Cómo se rehace una vida? ¿Se vive y punto?

Rehacer implica volver a hacer lo deshecho o hecho mal.

Rehacer la vida, entonces sería volver a empezar, aceptar que la vida va chueca, errónea y es tiempo de cambiar.


Tal vez lo que me entristece o me suena mal de la frase es pensar que podemos cambiar el pasado, que se puede volver a intentar donde nos equivocamos. Aquí es donde me abrumo: no, no puedes regresar en el tiempo, tampoco puedes decirle al otro: olvida todo, vamos de nuevo ¿Cómo te llamas? Sé que esa fórmula la hemos vista repetida en series de tv y en películas, pero ¿le ha funcionado a alguien fuera de un guión?


Nunca es una palabra que nos hunde, prefiero usar el todavía no, algún día. Me aferro a la esperanza. Algún día reharé mi vida, tampoco me gusta. Indica que fallé en algo, estoy anclado a ello y determina todas mis acciones porque quiero volver, quiero que salga bien, pero ya no soy esa persona, ni las otras personas de ese momento, ni el lugar o el tiempo, es decir, seguios pidiendo un rehacer donde todo fluye.


Si no soy la misma o el. mismo, ¿por qué pienso que lo que salió mal sigue siendo mi objetivo? ¿Por qué podría ser una opción volver a intentar algo que no funcionó?


Llevo días dándole vueltas a la frase. Rehacer implica volver a andar lo andado hasta el punto donde nos equivocamos ¿Cómo sabes dónde te equivocaste? ¿A poco sólo nos equivocamos una vez, lo tenemos clarísimo y por eso podríamos rehacer?


Pasé de lo abstracto a mis recuerdos ¿Dónde me equivoqué en mi relación con el padre de mis hijos? Lo que se pueden creer errores: No hablar, lo intentaba pero él no quería. No ir a terapia, lo propuse pero él no aceptó. Él quería hablar de dinero, yo no. Él quería que volviera a un trabajo de tiempo completo, yo no, yo quería ser mamá, estar en casa. Hablamos esto antes de tener hijos, sí, Estuvimos de acuerdo, sí, pero las situaciones cambian. ¿Entonces dónde va el error por aquí? Puedo ponerme más drástica y decir: Ojalá no lo hubiera conocido, que es otra frase que escucho cuando platico con personas separadas o divorciadas. ¿Ven el problema de eso? De no haberlo conocido, no tendría a mis hijos, a lo mejor hubiera conocido a otra persona, hubiera o no tenidos hijos, de haberlos tenido serían otros, no estos hijos que amo. Es decir, esto de rehacer es imposible en una vida que fluye, que no se detiene, donde no se controla la voluntad de los demás ni las circunstancias.


Rehacer entonces sería decir: ok, esta familia no funcionó, haré otra familia. ¿Y la anterior? ¿Cómo estás seguro que lo que falló en la otra relación será lo que fallará en una nueva? ¿Lo que pudo ser un problema en una puede no serlo en otra? Estás en un escenario nuevo, con personas nuevas. No estás rehaciendo, porque no son los mismos elementos, está haciendo algo nuevo, algo distinto.


Nunca pude hacer mi vida, ¿qué te impide vivir?

Alguna vez haré mi vida ¿Qué te impide vivir ahora?

Hago mi vida, vivo mi vida, hay objetivos que aún no consigo... me suenan a frases más esperanzadoras, motivadoras.


Los errores, suelo imaginarlos como retos, como aprendizajes, como situaciones que vivimos y punto, se quedan ahí, no hay manera de rehacer, no hay manera de acertar porque no hay próxima vez en ese tiempo, espacio, con esas personas. Podrían venir situaciones similares, parecidas, pero serán otras y lo que aprendimos, lo aplicaremos. Seremos otros. Siempre aprendemos, a veces esos aprendizajes nos dejan con miedo, con creencias y eso es lo que hay que revisar o soltar.


"Nunca pude rehacer mi vida" también implica que ya no tienes más vida, entonces ¿qué estás haciendo? ¿estar muerto en vida?


"Siempre puedo hacer mi vida" así transformé la frase, me invita a vivir cada día, a estar en el presente. A revisar lo que amo, lo que me gusta, lo que quisiera lograr, a mantenerme abierta a la posibilidad, buena o mala. Me ayuda a acpetar el fluir y cambio constante. Sigo sin controlar las situaciones o la voluntad de otros y eso está bien, porque siempre puedo hacer mi vida, elegir. Ya me puse existencialista, Sigo siendo existencialista, funciona mejor.


Esta semana, revisemos los agradecimientos, los dolores, los aprendizajes y el cambio en nuestra vida. No con el afán de anclarnos, sino con el afán de llegar al presente y decir: aquí me quedo. Lo otro no se puede rehacer, ni deshacer, ni cambiar. Yo soy quien puede hacer, elegir en presente. Siempre puedo hacer mi vida.










18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Chocolate