Se busca


Vista al frente. Brazos sobre la mesa, manos en el teclado. Los dedos se mueven ágilmente encontrando las letras que son dictadas desde mi cerebro con muchas, muchas ideas y hartas palabras.


Hoy me decido a escribir para mejorar y para mejorar necesito de tu ayuda y también de tu complicidad. El año pasado tuve un reto ¡y lo cumplí! Julia Cuéllar, dueña y señora de Bitácora 52, me retó a escribir una vez por semana. Y pues ahí estuvieron los tres meses en los que escribí cada miércoles. Ahora tengo un reto personal, comenzar una nueva etapa: aprender a contar historias.


Para lograrlo necesito que seas mi cómplice, y también la persona crítica que me brinde elementos para mejorar. Tomaré anécdotas y sucesos de mi vida, también de otras vidas como las del primo de una amiga, y claro, si tú quieres, podré contar lo que tú me compartas. Ninguna historia será fiel al tiempo, al espacio y a la exactitud que exige una biografía; tendrán elementos que le "den sabor al caldo" y algunas cosas serán ficción, exageración, omisión o invención, realizaré los cambios que me permitan escribir y aprender a tenerte atento y siendo parte de la historia en un mundo imaginario que quizá en algún momento puedas sentirlo real.


Como esto es un blog, hay muchos permisos literarios, y es buena manera para ir tomando forma en la escritura.


Dame la oportunidad de contar contigo. Tu respuesta puede ser aquí mismo, en los comentarios de la página, y también puedes hacerlo enviándome un e-mail: adrianitavarelaochoa@gmail.com


Gracias por leer.

123 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Chocolate