SOLO UNA MAÑANA, O QUIZÁ UNA TARDE.

Actualizado: 13 dic 2020

Qué lindo es ver la sencillez, la alegría, y la ilusión por el simple gusto de portar una ropa diferente a la de todos los días.


Esta mañana cuando fui a sus camas para iniciar el día, ¡despertar fue muy fácil! Vestirse fue emocionante. El disfraz. Todo giraba en torno al disfraz. - "Mamá mira, (un leggin), este no es mío ¡pero ya me queda! No se me cae".

- "Mamá péiname bien que el velito va para atrás".

- "Mamá ¿y mi máscara?".

-"¡Ya desayuné!"


Ponerle tanto empeño aún cuando sólo se presentará frente a una cámara y podrá ver a sus compañeros "en chiquito" es cuando veo cómo su imaginación y ganas de la vida logran superar los obstáculos.


Para un niño es IMPRESCINDIBLE socializar con sus pares, tener contacto, jugar con sus amigos. Niños con niños desarrollan lenguaje, aprenden cómo funciona el mundo, entablan vínculos, adquieren fortaleza en su sistema inmunológico, se van reconociendo como seres independientes a sus padres.


El manejo de la pandemia nos ha aislado de las escuelas presenciales haciéndonos perder el recreo, y nos ha limitado las oportunidades para jugar a la traes, a las escondidas, al robaqueso, a las comadres, a las muñecas, a compartir los legos y los colores para dibujar.

Sin embargo, los recursos de los niños que dejamos ser niños ¡superan las adversidades!!! Y ellos en un simple disfraz encuentran todo el sentido para seguir en este encierro que, por momentos, a las mamás o papás presentes con ellos todo el día, nos exaspera.


Permitamos a los niños seguir siendo niños. Dejemos que los ganchos de la ropa queden tirados una mañana. Permitamos que los maquillajes viejitos se desmoronen una mañana. Demos la oportunidad de estar frente al espejo muchos minutos durante una mañana. SOLO UNA MAÑANA, o quizá UNA TARDE.


El tiradero se levanta, pero el gozo de portar un disfraz queda para siempre.




205 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Chocolate